jueves, 28 de abril de 2016

domingo, 20 de marzo de 2016

jueves, 18 de febrero de 2016

Paseos en compañía

Vamos a caminar Víctor y yo con nuestro bonachón y orondo perro, y cada vez encontramos en el recorrido terapéutico, más estropicio y fealdad.Pintadas grafiteras en las paredes y hasta en bancos de piedra, guardianes del espíritu del agua,y hasta asientos de piedra, penosamente deteriorados por pandillas destructoras de calzas caídas y greñas de poetas arruinados. Llegamos a una fuente- lavadero, con dos grifos. que manan copiosamente agua exquisita, Aquí sacian su sed caminantes y vecinos de lugares lejanos, pues normalmente los de por aquí no le dan mérito. Es lo que suele suceder, no valoramos lo nuestro,salvo excepciones, en cambio elogiamos lo que está casi inalcanzable.Una pena. otiliaseijas@gmail.com

martes, 2 de febrero de 2016

Por un oído me entra.........

Ya no sé cuantos años hace que ocurrieron estos hechos pero merece la pena rememorarlos para no caer en el mismo error. Todos conocen el dicho "Por un oído me entra y por el otro me sale ", es decir, escuchas pero no haces lo que te predican.Y de eso va esta historieta humilde y llana Conocí a las dos protagonistas : madre trabajadora, hija voluble a quién buscaron un buen trabajo donde colaboró bastante, estando todos muy satisfechos. Pero hete aquí que la joven se enamoriscó de un fotógrafo ambulante y decidió casarse con él. Si continuara en su trabajo, podíamos ser indulgente con la chica, pero es que también abandonó su cargo de funcionaria en una Institución oficial, sin hacer caso de lo que le dijimos su madre y yo:"Vale más pájaro en mano que cien volando". Hoy, ese hogar es puro llanto. otiliaseijas@gmail.com

martes, 12 de enero de 2016

Vinieron ese año para ayudar

Cada vez que se acercan las vacaciones de Navidad, pienso en ellos, en una madre y sus dos hijos, ausentes desde el momento en que ella empezó a buscar trabajo ya que en en el pueblo no lo encontró. El padre de los niños trabajaba de albañíl, de pascuas en viernes, y sintió una gran pena porque tuvo que quedarse en la comarca para cuidar a su madre, anciana viuda que no era capaz de vivir sin ayuda. La aldea ya no volvió a ser vivaz y divertida pues los dos chiquillos eran muy conocidos en aquel contorno porque en sus bicicletas regaladas por un industrial del pueblecito, paseaban todos los días, saludaban a los vecinos,contaban historias divertidas, organizaban juegos y echaban una mano en trabajos comunes y cuando se celebraban fiestas y había que recaudar dinero. La última vez que estuvieron allí, dejaron más vacío que nunca pues comenzaron a suceder cosas raras en los graneros y los vecinos estaban convencidos de que si permanecieran allí Yaco y Zacarías, aquello se acabaría.Por eso, les escribieron una carta, contando lo que pasaba.
Morían muchas gallinas y el culpable  no era el zorro ya que estaba controladísimo y nadie le culpaba de esas fechorías. ¿ Quién podía ser ?.
Preguntó Zacarías si había llegado algún extraño a la aldea , y le contestaron que sí: un okupa mejicano que, se instaló en la casa pegada a la de ellos, y no sabían nada más, pues el padre siempre estaba con su anciana madre viuda.
Alguien entró en el habitáculo del " refugiado ", y  encontró un extraño ganado, de tamaño de un metro , color verde y ojos horripilantes.:El chotacabras, un  ave que había desaparecido desde hacía
muchísimo tiempo. Y todo el pueblo se movilizó y pidió ayuda a los que se habían desplazado a países lejanos , en busca de una vida mejor. Regresaron en cuanto les llamaron y ya no se marcharon nunca más.

                                                                                           otiliaseijas@gmail.com

viernes, 1 de enero de 2016

El vendaval del 3o de diciembre

Es de esos espectáculos meteorológicos que ponen los pelos de punta por su aparatosidad pero tú desandas los pocos pasos y te escondes tras la vetusta cortina de puntillas que voló desde BBAA, Y lloras sin lágrimas, y llamas sin decir palabra pero mirando a un cielo imaginario,para que Dios te acoja en su pecho pues tienes miedo y estás cansada de tanto bregar. otiliaseijas@gmail.com

jueves, 24 de diciembre de 2015

Imágenes contradictorias

Alguna veces mis fotos son algo chocantes porque son contradictorias, pero no lo hago para complicarles la vida, sinó como ejercicio didáctico. En el anterior trabajo hablo de un perro maltratado por un vecino envidioso, y el dibujo con que adorno la página refleja una niña adornando un árbol de Navidad.Nada que ver, o vez tal sí porque el vecino daniñoo si pensase que las fiestas navideñas son amor quizá le pidiera perdón al agraviado dueño del can. otiliaseijas@gmail.con